Editorial y opinión

Artículos

Entretenimiento

Enlaces

Clasificados

Archivo

 
Editorial
Opinión
Columnas
Correspondencia
Foros

Columnas

 
El sonido y la furia

Oscar Ordóñez Arteaga **

Palabrotas*

1ª Parte

Hay palabras en las que bien vale la pena detenerse un momento y pedirle sus credenciales de identificación, antes de hacernos sus amigos. Para el caso, una de ellas acaba de tocar la puerta:

· El pasaje de las flores luce dos rejas antimeones
La Razón, (Titular) La Paz, sábado 16 de octubre de 2004. Ciudades. La esquina. Página A19.

En efecto, en la foto que acompaña a este titular se aprecian las dos rejas que a partir de las once de la noche habrán de cerrarse para que algunas personas no conviertan al mercado de las flores en un mingitorio, tal como lo denunció la Unidad Municipal de Mercados.
Muy al margen de la disposición ordenada por la alcaldía, nos tiene de curiosos la palabra «antimeones». Anti, prefijo negativo, que significa «contra» y «meones», bueno… sobran las explicaciones.
Lo interesante del caso es que asistimos a la creación de palabras. Álex Grijelmo nos explica que un neologismo podría nacer bajo tres condiciones: cuando éste “llena un vacío o se gana en expresividad”; “por prestigio mal entendido” o “por ignorancia o incapacidad de dar con la palabra adecuada del español”.1
Tal vez, la palabra «antimeones», como aporte, no prospere dentro del amplio número de hablantes de la lengua. Recuérdese que en 21 países se habla español. Sin embargo, cumple con la primera regla que indica Grijelmo: “llena un vacío” y “se gana expresividad”.
De lo contrario leeríamos titulares parecidos a éstos: “El pasaje de las flores luce dos rejas contra quienes quieran orinarlo”; “Rejas versus meones” o algo parecido. Pero acabamos de ver que la palabra «versus» no significa «contra», sino «hacia». Entonces no tendría sentido el segundo titular, suponiendo el caso de que el periodista se haya dejado seducir por la palabra «versus», que es como suele ocurrir.
Demasiadas palabras formales, pues, (y hasta lejanas a nosotros) para describir algo tan sencillo, tan propio de nuestra cultura. Una de las riquezas del idioma español radica en la enorme carga emotiva que le ha prestado el habla coloquial.
Por otra parte, el titular del periódico asume defensa por la limpieza, de manera casi imperativa. Por supuesto que a nadie le gusta caminar en una calle cuyos olores nos hagan apresurar el paso o nos hagan escapar. Y mucho menos tratándose de un lugar en donde venden rosas, claves, ilusiones y violetas, entre otras. Por esas razones, el adjetivo, aunque no figura dentro del diccionario, es válido por su enorme carga expresiva.
Un ejemplo más: se nota que a la palabra «antimeones» le gusta vestirse con una toga, cual si fuese un magistrado. Por ejemplo, imaginemos una casa colonial, (declarada como patrimonio cultural), que adopta la medida de echar cubetazos de agua –desde un segundo piso– a toda persona que orine sobre sus paredes. O tal vez, suene una alarma tan fuerte que asustará no sólo al ocasional infractor y, de inmediato, los guardias de seguridad de esa casa le harán pagar una multa, por intermedio de la alcaldía.
Entonces, esa pared se podría llamar «antimeones», porque asustaría a los intrusos. Y la palabra cumpliría con el propósito de regular un hecho concreto, siempre como adjetivo; no como sustantivo. Esa, su limitación y su riqueza a la vez.
Así, además, el turismo tendría otro punto a su favor con esta medida poco recomendable, por cierto. Pues está visto que en este mundo de Dios, las reconvenciones, sugerencias y reflexiones nunca funcionarán a la fuerza.

1 Grijelmo, Álex: Defensa apasionada del idioma español. Taurus. Madrid, España. Página 234.
* Este escrito forma parte del libro “¡Cómo hablan, Dios Mío!”, de pronta aparición.
** Oscar Ordóñez es periodista.

 

 

 

Principal ] Arriba ]

Si deseas enviar tus comentarios o requieres información nuestra comunícate con nosotros a estas direcciones: 
Información:         informaciones@comoes.com
Sugerencias:         sugerencias@comoes.com 
Soporte usuario:  usuarios@comoes.com
Administrador:     webmaster@comoes.com
Copyright © 2005 Como Es
Última actualización: 26 de April de 2005 06:51 PM